Lo más característico de Venecia son los preciosos canales que recorren todos los rincones como si de calles se tratara. El más grande e importante de todos es el Gran Canal que recorre la ciudad dividiéndola en dos con sus cuatro kilómetros de longitud.

Gran parte del encanto de Venecia radica en que está rodeada por agua. La pregunta es ¿Cómo desplazarse entonces hacia los diferentes lugares de interés? Al igual que los taxis, ambulancias, coches de policía y un largo etcétera son acuáticos, los autobuses no iban a ser menos. Los vaporettos realizan la función de los autobuses urbanos, eso sí, con un encanto especial que sólo posee Venecia, recorriendo el Gran Canal.

Vaporettos desde el Puente Rialto

La mejor línea de vaporetto para recorrer el Gran Canal es la línea 1. Durante el trayecto podrás ver:

El Palacio Ca’ d’Oro
la Galería de la Academia
El Palacio Ca’ Rezzonico
La Iglesia Santa María della Salute
Puente Rialto

Sin duda, conocer a Venecia es perderse entre el laberinto de sus canales que todos merecemos disfrutar aunque sea una vez.

No hay comentarios

Dejar respuesta

Un Paso Mas * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.